Marketing - qué es y para qué sirve

¿Qué es el Marketing?

Una de las disciplinas que más impacto tiene en el funcionamiento de una empresa es el marketing. Sin el marketing, sería imposible que una empresa pudiera atraer a su público y definir su estrategia para conseguir clientes y ventas. Resulta por tanto esencial que las empresas puedan considerar el marketing como una de las piezas clave del éxito de un negocio.

Tener clara una definición de marketing es básico para poder llevar a cabo un Plan de Ventas. El Departamento de Marketing trabaja de forma conjunta con el Área de Ventas, ya que el conocimiento, segmentación y acciones de comunicación están íntimamente ligadas con el objetivo de este proceso: aumentar las ventas y lograr una mayor rentabilidad.

En este artículo analizaremos el concepto de marketing y su importancia dentro de la estrategia de gestión comercial que debe llevar a cabo toda empresa.

Definición de Marketing

El marketing puede definirse como un conjunto de estrategias y técnicas orientadas a satisfacer las necesidades de un mercado. Para ello, en palabras del profesor norteamericano Jerome McCarthy, se busca “anticiparse a los requerimientos del cliente” y ofrecer un flujo de productos o servicios que ayuden a solucionar sus necesidades.

Hablamos, por tanto, de un proceso social y administrativo, que requiere poder identificar las necesidades de los clientes, conceptualizarlas, tomar decisiones para solucionar esas necesidades y ofrecer la solución al cliente potencial a través de la comunicación.

El marketing en la actualidad, por otra parte, se concibe como un marketing 360 grados, donde se utilizan todas las herramientas y vías de comunicación para darse a conocer al cliente.

¿Para qué sirve el Marketing?

El marketing no es una moda, ni un tipo de acción que consista en manipular la mente del consumidor, como algunas veces se piensa. La evolución del marketing a lo largo de los años, el crecimiento expansivo de la publicidad y la aparición de Internet y el marketing digital han favorecido que las empresas adopten un enfoque de Marketing no invasivo, orientado a aportar valor al cliente y satisfacer sus necesidades.

El objetivo del marketing viene a ser entonces acercar la empresa a sus potenciales clientes, ya que estos no se van a dar cuenta de que existes, o de que tienen una necesidad, o de que puedes aportarles una solución, si no se inicia un proceso de comunicación.

Aquí es donde se puede empezar a hablar de captación de clientes, embudos de venta, fidelización de clientes, mejora del retorno de la inversión o aumento de las ventas, los clientes y los beneficios de la empresa.

El marketing es por tanto clave para que la empresa pueda lograr sus objetivos de rentabilidad y lograr una cuota de mercado que le permita ser estable y obtener beneficios. Una de sus manifestaciones son todas las acciones de gestión comercial, orientadas a convertir visitantes en ventas.

Cuáles son los elementos del marketing

El marketing consta de diferentes elementos, que intervienen en el desarrollo de la estrategia de marketing. Esto es lo que tradicionalmente se ha conocido como las 4p’s del marketing, aunque hoy día hay otros elementos que influyen.

Retomando de nuevo el marco teórico propuesto por Jerome McCarthy, las 4 P del marketing serían las siguientes:

  • Producto: es el elemento principal de la campaña de marketing. Podemos estar hablando tanto de productos como de servicios o ideas o todo lo que vaya destinado a satisfacer la necesidad de un cliente. Lo primero es definir qué necesidades existen en el mercado y qué productos se van a vender para poder satisfacerlas, cuál es su valor añadido y qué ventajas tiene frente a la competencia. El objetivo es satisfacer las expectativas del cliente.
  • Precio: es otro de los elementos esenciales de la estrategia de marketing. La política de precios es clave para poder facilitar el producto al cliente. Uno de los factores que interviene en el proceso social de comunicación entre vendedor y comprador es el precio de los productos y servicios. Éste debe fijarse atendiendo a múltiples factores, como el margen de beneficio, los objetivos de rentabilidad, los precios de la competencia y la percepción de valor por parte del cliente.
  • Punto de venta: este elemento del marketing responde a la pregunta “dónde”. La estrategia de distribución de una empresa está orientada a facilitar el acceso al producto o servicio. Los puntos de venta pueden ser propios o externos, cuando hablamos de un marketplace, y también pueden ser puntos de venta físicos u online.
  • Promoción: son las acciones de comunicación que se llevan a cabo para que el cliente sea consciente de sus necesidades, descubra cómo puede solucionarlas y que para ello sepa cómo y dónde puede acceder a nuestros productos o servicios. El foco de la promoción hoy día debe estar en brindar soluciones, y no en el mero producto o servicio, o la marca.

Entender estos elementos es clave en toda estrategia de marketing empresarial. Fijados estos elementos, se puede desarrollar un Plan de Marketing que esté basado en datos objetivos y esté orientado a prestar una respuesta a las necesidades del cliente.

El Plan de Marketing y su importancia en la empresa

Todo el proceso de atracción, adquisición y retención de clientes se plasma en el Plan de Marketing. Aprender a elaborarlo es determinante para poder estructurar, coordinar y organizar las acciones comerciales orientadas a la comunicación y promoción de los productos y servicios de la empresa.

Antes de llevar a cabo acciones comerciales, primero es necesario definir el tipo de cliente al que nos dirigimos, segmentándolo según sus características demográficas y comportamiento. Será también esencial que este Plan de Marketing incluya los recursos humanos y financieros necesarios para poder llevar a cabo acciones que permitan atraer a ese público objetivo.

La atracción del público objetivo es el inicio de un proceso de relación entre la empresa y el cliente, donde el equipo comercial se ocupará de la última fase, que es la interacción con el cliente para promover la venta del producto o servicio con el objetivo de solucionar sus necesidades.

Desde esta perspectiva, es vital que en todo Departamento de Marketing y Ventas existan profesionales técnicos capacitados para realizar un Plan Comercial que contemple las estrategias y técnicas más efectivas para ayudar a lograr los objetivos de la empresa y permitan maximizar las ventas.

En esta línea, el Máster en Dirección Comercial Madrid supone un instrumento de formación para preparar líderes de ventas y marketing que quieran marcar la diferencia, potenciar su visión comercial y adquirir las habilidades necesarias para el desarrollo de estrategias comerciales y dirección de equipos orientados al éxito.